lunes, 14 de febrero de 2011

Cómo hacer caretas y mascaras con papel maché

Es muy fácil hacer máscaras para disfraces.
Hacer papel maché es una de las manualidades que se pueden hacer con niños y que da mucho juego, que se pueden hacer muchas cositas muy variadas y por lo tanto da para muchas horas de entretenimiento.

A la hora de hacer una máscara lo importante es el molde.
Se puede conseguir uno, creando una gran bola de papel de periódico o similar y después se mete en una bolsa de plástico para asegurarnos que es fácil de separar de la futura máscara.
Otra posibilidad para crear el molde es inflar un globo y añadirle en el sitio donde irá la nariz una montañeta de papel sujeto con cello.
También se puede crear un molde con plastilina o similar, pero esta es la forma más complicada de las tres, yo solo la recomiendo en caso de ir a crear muchas máscaras de tamaño parecido.

Una vez que tenemos el molde y hemos preparado la pasta de papel maché, ahora consiste en ir añadiendo capas de esta pasta a nuestro molde y cuando vemos que el grosor permite una consistencia, se deja secar, y esta parte también es fundamental, debe estar muy muy seco, para evitar deformaciones.

El siguiente paso es en realidad el más artístico y el que formará la gran diferencia entre las caretas o máscaras, es la decoración, usaremos pintura o papeles de colores.

Son innumerables las posibilidades dependiendo de la edad y del disfraz.



Tener en cuenta que si la careta debe ir ceñida a la cara, hay que hacerle agujeros para los ojos, la nariz y la boca.
Si con nuestro disfraz  lo que vamos a hacer es simular que llevamos la cabeza debajo del brazo, no hacen falta los agujeros.
También podemos añadirle lana simulando pelo, o cucuruchos de papel simulando rayos de sol...